Una humilde parroquia conserva la memoria de dos grandes héroes de Chuquisaca

Una humilde parroquia conserva la memoria de dos grandes héroes de Chuquisaca

La Paz, 21 de mayo de 2022 (ABI).- La parroquia de San Miguel de Ravelo fue construida dos décadas atrás, sobre las ruinas del templo donde los españoles católicos la erigieron a principios del siglo XVIII.

Los azares del destino hicieron, sin embargo, que en el templo actual no quedara ni un solo rastro original del esplendor colonial.

Sus óleos, el Cristo crucificado y hasta el campanario tienen apenas una década de antigüedad.

Sólo un ornamento católico, que los 20.500 habitantes del municipio potosino admiran, ha quedado en pie en San Miguel: la pila bautismal.

Tallada en piedra por los indios Chayanta, el héroe de la independencia Manuel Ascencio Padilla recibió allí a su nacimiento el primero de los sacramentos de la Iglesia.

Al pie de la pila bautismal, el 8 de marzo de 1805, Padilla, contrajo matrimonio con doña Juana Azurduy.

Manuel, que ya participaba en grupos revolucionarios, tenía 31 años y Juana 25 años cuando se casaron.

“Ambos héroes eran vecinos, se conocieron, se enamoraron y se juraron, como los principios bíblicos lo mandan, amarse hasta la muerte”, según el párroco de San Miguel.

Se cree que, para Manuel y Juana, “Dios y el matrimonio eran dos elementos sagrados en sus vidas”.

En el templo de San Miguel de Ravelo, ubicado en la provincia Chayanta del departamento de Potosí, comenzó a escribirse la historia nómada de los amantes guerreros.

Pero también fue la cuna de Juan Hualparrimachi, Tomás Katari, el propio Agustín Ravelo y otros héroes anónimos que la historia ha olvidado”.

Toroca

Juana nació el 12 de julio de 1780 en el cantón de Toroca que pertenecía al Virreinato del Río de La Plata desde 1776.

Es en Toroca donde Juana Azurduy aprende, junto a su padre, a andar a caballo y a amar la vida libre del campo.

A los siete años queda huérfana de padre y madre y a los 17 años es internada en el Monasterio de Santa Teresa, donde no llega a completar ni un año y vuelve a casa.

En el cantón Toroca Juana vuelve a entrar en contacto con el pueblo indígena. Recupera el quechua de la infancia y aprende el aimara. Trabaja en el campo, en las tareas de la casa, y de vez en cuando visita a Eufemia Gallardo, la madre del que será su esposo, Manuel Ascencio Padilla.

Localidad de Toroca, donde creció Juana Azurduy

Allí escuchará los relatos de Padilla, que ejercerán una enorme influencia sobre su formación.

Las ideas de la Revolución Francesa —que traían consigo los principios republicanos, la lucha por la igualdad y la libertad— eran afines a los esposos Padilla.

Por eso mismo, ambos formaron parte de la rebelión criolla en contra de los españoles que en 1809 logró la destitución del presidente de la Audiencia de Charcas.

Esos hechos no han pasado desapercibidos para las nuevas generaciones de líderes latinoamericanos.

La imagen de Juana Azurduy, madre y guerrillera, decora el “Salón de la Mujeres” de la presidencial Casa Rosada, sede del gobierno argentino.

Cuando el presidente Hugo Chávez visitó la Casa Rosada en 2009 en Buenos Aires, saludó militarmente a la imagen de la guerrillera y su colega argentina, Cristina Fernández, le dijo: “Hacés muy bien en hacerle la venia. Perdió cuatro de cinco hijos en la guerra por la independencia”.

El pasado 7 de abril, el presidente Luis Arce rindió homenaje en Buenos Aires a la heroína de la independencia y generala de Bolivia y Argentina Juana Azurduy, en cuyo monumento colocó una ofrenda floral con la forma de la tricolor boliviana y la wiphala.

Arce llamó “nuestra heroína” a Juana Azurduy en sus redes sociales. El mandatario utiliza con regularidad su cuenta Twitter para honrar la memoria de héroes nacionales y recordar fechas históricas.

Mac/Emv


© CopyRight — Agencia Boliviana de Información 2022 ABI