Bloqueadores agreden a personas que intentan sortear los puntos de bloqueo en Santa Cruz. Foto: Ahora El Pueblo.
Bloqueadores agreden a personas que intentan sortear los puntos de bloqueo en Santa Cruz. Foto: Ahora El Pueblo.

El paro impide investigaciones: Asesinatos, violación grupal y delincuencia en puntos de bloqueo desbordan a la Policía

Santa Cruz, 10 de noviembre de 2022 (ABI).- La inseguridad ciudadana en los puntos de boqueo, entre el ocaso y la madrugada, han cobrado la vida de dos personas en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, se sospecha que uno de ellos se trata de un crimen de odio, una violación grupal y decenas de casos de extorsión a los conductores en puestos de control ilegales.

La fuerza pública de Santa Cruz informó que investiga, además, al menos una docena de casos de lesiones graves y gravísimas entre quienes están a favor y contra del paro económico que este jueves cumple 20 días.

Lamentablemente –declaró el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, Julio César Cossío– las condiciones sociales dificultan las investigaciones y el trabajo de inteligencia operativa.

“Y en este ambiente, a veces hostil, se pone en riesgo a los servidores públicos policiales”, remarcó el jefe policial.

Mototaxista

Eduardo Arancibia Barrancos, de 22 años, falleció al ser casi decapitado por un cable de tendido eléctrico que los bloqueadores dejaron amarrado a baja altura entre dos árboles.

El joven chofer de mototaxi circulaba en su vehículo de dos ruedas durante la madrugada del martes y, al intentar sortear un punto de bloqueo en el barrio Tres Lagunas, ninguna señal le advirtió del letal obstáculo.

Pandillas o crimen de odio

En la madrugada del jueves, vecinos del barrio Latino denunciaron que dos hombres, también en un punto de bloqueo, fueron atacados por un grupo de personas y que los apuñalaron.

Uno falleció y el estado de salud del otro, que está internado en un centro de salud de la ciudad, es de diagnóstico reservado.

De acuerdo con el comandante de la Estación Policial Integral 9, Jorge Espejo, el fallecido es José Eduardo Sosa, de 28 años.

"Estamos en la etapa de investigación, pero son cosas confusas, hay una referencia de que fueron atacados mientras hacían vigilia, y también de que se trataría de un problema de pandillas que están aprovechándose del paro", explicó.

El secretario general de la Fiscalía General del Estado, Edwin Quispe, reveló desde la Capital del Estado que José Eduardo Sosa perdió la vida al desangrarse por múltiples puñaladas y que, además, “le extirparan el corazón”.

La autoridad del Ministerio Público aportó otra línea de investigación al caso: "De hecho, ya raya en un crimen de odio”.

Violación grupal

La madre de una víctima pidió a la Casa de la Mujer que denuncie que, en un punto de bloqueo durante el tercer día de paro cívico, se cometió una violación agravada por múltiples agresores.

“La Policía activó inmediatamente todos los mecanismos de investigación para encontrar a los responsables del hecho”, informó el director departamental de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia, Carlos Oporto.

En este caso, el secretario general de la Fiscalía General del Estado también explicó que se trata de una joven de 21 años y que ya se desplegó un equipo multidisciplinario especializado para avanzar en el caso.

El hecho habría ocurrido el 24 de octubre en la zona periurbana de Pampa de la Isla, en el barrio Señor de los Milagros, próximo al cuarto anillo.

Puerto Quijarro

Julio Taborga se convirtió en el primer fallecido del paro cívico. Murió en la madrugada del 23 de octubre en Puerto Quijarro, en la frontera con Brasil.

Taborga era funcionario del municipio fronterizo.

Derechos Humanos

El exrepresentante de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) en Bolivia, Denis Racicot, consideró que en Santa Cruz rige de facto una “masiva y sistemática” violación a los derechos humanos como efecto del paro indefinido.

Racicot señaló, en declaraciones a la estatal Bolivia TV, que el paro ha dado espacio a un “clima generalizado de violación a los derechos humanos”, porque por decisión de unas cuantas personas se está privando a una población de varios millones de ejercer su derecho al trabajo, a la educación e incluso a la libertad de movimiento.

Mac/


© CopyRight — Agencia Boliviana de Información 2022 ABI