Mesa a los martires
Para no olvidar: Noviembre de los Difuntos de 1979, 2019 y 2022

Para no olvidar: Noviembre de los Difuntos de 1979, 2019 y 2022

La Paz, 01 de noviembre de 2022 (ABI).- El tradicional pueblo comenzaba a organizar sus mesas fúnebres para dar la “bienvenida” a sus difuntos en el día de “Todos los Santos”, en casi todo el territorio boliviano.

Vuelven a la mente colectiva recuerdos trágicos. El golpista coronel de ejército Alberto Natusch Busch, se ancló en la memoria por sus actos de aquel 1 de noviembre de 1979.

El militar lideró la denominada “Masacre de Todos Santos”, ocurrida entre el 1 al 16 de noviembre de 1979, con la complicidad de fuerzas militares fascistas de ADN, de Hugo Banzer Suárez, y civiles neoliberales de Víctor Paz Estenssoro.

Natusch, un antiguo exministro de Banzer, se alzó en armas en un momento inoportuno. El primer día de noviembre, delegaciones de los gobiernos integrantes de la Organización de Estados Americanos (OEA) retornaban a sus países de origen, tan luego votaran, en apoyo a Bolivia por su reivindicación marítima frente al dictador chileno Augusto Pinochet.

Por esos días, las pizarras de emergencia médica, decían: Hospital General 57 heridos de bala y cuatro muertos; Hospital Obrero 26 heridos, dos muertos; Hospital de Munaypata 36 heridos, tres muertos; Asistencia Pública 62 heridos y cuatro muertos; Hospital 20 de Octubre 20 heridos; Instituto del Tórax, siete heridos; Morgue 19 cadáveres, todos con marcas de disparos de armas de fuego. En 16 días del golpe, habían sumado algo así como 200 muertos y otros tantos heridos.

43 años de aquel episodio sangriento, las organizaciones populares de tendencia progresista y defensores de los derechos humanos, recuerdan a sus mártires muertos en la resistencia contra las dictaduras militares y, ahora en particular, a las víctimas caídas en las masacres de Sacaba y Senkata de noviembre de 2019, en manos de militares y policías alzados en armas contra la democracia.

Noviembre es un mes trágico para los bolivianos. El primer día de noviembre de 1979, fuerzas militares simpatizantes del fascismo golpeaban a la recién recuperada democracia por cuatro valientes mujeres mineras; el 10 de noviembre de 2019, el fascismo impulsado desde Santa Cruz e impregnado en Potosí y Cochabamba, se alzaba también en armas con el saldo de más de una treintena de muertos y más de una centena de heridos de bala en La Paz y Cochabamba; y ahora, 1 día de noviembre de 2022, la extrema derecha mantiene un violento paro indefinido de más de una docena de días continuos en Santa Cruz, con un muerto ocurrido el primer día de la agresiva medida, varios heridos y afloramiento del odio, discriminación y racismo con lo popular, con lo indígena originario campesino.

El escenario político violento menciona nombres de los actores directos de tales golpes: Natusch Bush: Guillermo Bedregal y Fellman Velarde, altos dirigentes civiles de confianza de Víctor Paz Estenssoro en 1979; Jeanine Añez: Arturo Murillo, Luis Fernando López, ex ministros, Luis Fernando Camacho, Marco Antonio Pumari, entre otros, en 2019; y ahora, Luis Fernando Camacho, Rómulo Calvo y Vicente Cuéllar.

El periodista y sacerdote del semanario Aquí, Luis Espinal, asesinado por el golpe de Luis García Meza, a siete meses de lo ocurrido en noviembre de 1979, escribió: “El descabellado golpe de Estado (ha) salido de una mente habituada a la droga…”. 

Mientras en Santa Cruz, persistían las expresiones de violencia política y racista salidos de la gobernación, del Comité Cívico y la Unión Juvenil Cruceñista, la población civil en todo el país se preparaba antes del mediodía al recibimiento de sus almas extrañadas. Día de los difuntos, día de los mártires.

NFM


© CopyRight — Agencia Boliviana de Información 2022 ABI