Foto: archivo ABI
La lucha de siringueros y tacanas en 1902 evitó la pérdida de Puerto Bahía, hoy Cobija

La lucha de siringueros y tacanas en 1902 evitó la pérdida de Puerto Bahía, hoy Cobija

La Paz, 09 de octubre de 2022 (ABI).- Cobija, la capital de Pando, se mantiene como territorio boliviano gracias a la valerosa lucha de un grupo de siringueros y tacanas que formaron parte de la Columna Porvenir, un escuadrón de combatientes que luchó por el entonces Puerto Bahía (hoy Cobija), contra fuerzas brasileñas, el 11 de octubre de 1902.

El interés era su influencia y riqueza natural, principalmente, el caucho. Los héroes de la Columna Porvenir son recordados cada 11 de octubre, un fecha histórica.

La contienda se desarrolló en el contexto de la Guerra del Acre (1899-1903) entre Bolivia y Brasil, con afectación al Perú. El territorio en disputa también era rico en yacimientos auríferos.

“Una escuadra de flecheros del pueblo Tacana, encabezados por Bruno Racua, avanzó hasta el punto ocupado por los sitiadores. Desde aquella arriesgada posición, extremadamente vulnerable a los disparos de arma de fuego, los tacana lanzaron flechas incendiarias sobre el techo de las instalaciones del centro de Bahía, fabricado de hojas de palmera”, se describe de aquella hazaña en el texto del historiador Jorge Abastoflor.

Según el relato, se desarrollaron varios hechos en esta región desde agosto de 1902. En la localidad de Chapurí varios funcionarios bolivianos fueron tomados prisioneros por un grupo separatista, encabezado por los líderes brasileños Plácido de Castro y José Galdino de Assis Marinho.

“Los separatistas se dividieron en dos cuerpos: el primero al mando de Plácido de Castro y el segundo al mando de José Galdino de Assis Marinho. Este segundo cuerpo se dirigió al Alto Acre para tomar las barracas de los siringueros bolivianos. Galdino llevó a cabo su objetivo a sangre y fuego, comportándose de manera cruel con la población boliviana indefensa”.

En la Barraca Santa Cruz, de propiedad de Ángel Roca, los separatistas obtuvieron el mayor botín. Luego de la toma de la barraca Santa Cruz, su administrador Gonzalo Moreno escapó hacia El Porvenir junto a otros sobrevivientes. En el lugar consiguió el apoyo de 30 hombres, con quienes trató de recuperar la barraca perdida, pero no lo logró.

“A pesar del fracaso, aquellos 30 valientes se convirtieron en el núcleo de una de las más legendarias fuerzas de combate que haya tenido Bolivia en su historia, la Columna Porvenir”, reforzada por siringueros y tacanas de la región.

A poco tiempo la fuerza boliviana se multiplicó por seis y recibió el apoyo económico y material del empresario boliviano Nicolás Suárez. La Columna Porvenir fue organizada e instruida por oficiales bolivianos que vivían en la zona, comandados por el Capitán Federico Román.

La campaña

En la primera semana de octubre se supo que un grupo de 250 hombres tomaron la Barraca de Bahía, que era un importante enclave en el que se alzaba un complejo industrial con instalaciones para albergar un centenar de trabajadores y sus familias, un punto estratégico y de interés para los adversarios.

“Bahía contaba con infraestructura para procesar y almacenar toneladas de goma elástica, que era el producto que había ocasionado la guerra que se disputaba (la Guerra del Acre). Pero, aún más importante, Bahía era capaz de recibir simultáneamente hasta 10 vapores de gran tonelaje, que traían recursos para la subsistencia de la población y que se encargaban de sacar la goma elástica de la zona, para su exportación”, destaca el relato de Abastoflor.

Además, Bahía controlaba el camino que conducía al río Tahuamanu y al interior de Bolivia. Los comandantes de la Columna Porvenir, entre ellos Gonzalo Moreno, sabían que la pérdida de Bahía podía significar la derrota definitiva en el Acre. Entonces reunieron 90 combatientes para realizar un ataque a los avasalladores, debido a que la mayor parte de hombres de la Columna estaban desplegados en distintos puntos del curso del río Acre.

La Columna Porvenir se desplazó rápidamente y comenzó su ataque sobre los separatistas en Bahía el 10 de octubre de 1902, a las 3 de la tarde. Los separatistas resistieron con éxito todo ese día, durante la noche y hasta la llegada de la mañana siguiente.

El plan se comenzó a ejecutar a las 10 de la mañana del 11 de octubre. Se abrió fuego contra una fuerza separatista que venía a reforzar a los sitiados. “Entonces se escuchó un fuerte estruendo seguido de un intenso oleaje en las aguas del Río Acre”; se trataba de la explosión de tanques de kerosene y cajas de municiones almacenadas que habían hecho contacto con el fuego del techo (armado con hojas de palmeras), hasta donde habían disparado los flecheros junto a Racua.

“Entonces se desató el infierno. Explotó el edificio sepultando las trincheras en las que se encontraban casi todos los defensores, quienes no pudieron escapar del colapso de la estructura”.

La batalla culminó con la victoria de la Columna Porvenir que logró la retirada de las fuerzas brasileñas y la recuperación del Puerto Bahía.

Años más tarde, en 1908, el ministro de Colonización y Agricultura, Manuel Vicente Ballivián, ordenó el cambio de nombre de Puerto Bahía por el de Cobija.

Actualmente Cobija, conocida también como “La Perla del Acre”, es la capital del departamento de Pando y recuerda a los bolivianos la valentía y hazaña de los combatientes de la Columna Porvenir que resguardaron ese territorio.

Considerada como la ciudad más joven de Bolivia, se encuentra a una altitud de 338 msnm (metros sobre el nivel del mar) y según proyecciones del Instituto Nacional de Estadística (INE) cuenta con alrededor de 70.000 habitantes.

La Guerra del Acre se caracterizó por una serie de conflictos limítrofes entre Bolivia y Brasil y su desenlace también afectó a territorios en disputa con Perú. El conflicto concluyó con el Tratado de Petrópolis.


© CopyRight — Agencia Boliviana de Información 2022 ABI