Campesinos de El Villar homenajean cada 25 de Mayo a la heroína Juana Azurduy. Foto archivo ABI
La caballería de Juana Azurduy cabalga y honra la memoria de la heroína

La caballería de Juana Azurduy cabalga y honra la memoria de la heroína

La Paz, 25 de mayo de 2022 (ABI).- Se llaman así mismos la “caballería de El Villar”, pero no forman parte de ningún cuerpo militar del Estado.

Sus miembros, más del medio millar de jinetes, hombres y mujeres de todas las edades, no solo montan con destreza, sino que honran con pasión y respeto a la memoria de quien hizo posible su conformación hace más de dos siglos.

En El Villar, ubicado en la provincia Tomina del departamento de Chuquisaca, el 2 de marzo de 1816 los guerrilleros de la independencia al mando de Juana Azurduy de Padilla vencieron a las tropas realistas y desde entonces la zona cuenta con su propia caballería.

En 1816, cuenta el profesor de historia y miembro de la “caballería” del municipio chuquisaqueño, Edgar Balanza, los guerrilleros no daban tregua a las tropas españolas.

“Entonces, Joaquín Pezuela, general español, recibe la orden de destruir cuanto antes a los guerrilleros para pacificar la zona y envía dos batallones y tropas de caballería tras ellos”, cuenta Balanza, de 60 años, con pasión.

Entonces, agrega el profesor, Manuel Ascencio Padilla y Juana Azurduy para burlar el acecho español deciden dividirse.

De acuerdo con reconocidos historiadores, a Juana le toca defender El Villar, por entonces un pequeño caserío, al mando de un grupo de mujeres y unos 300 guerrilleros indígenas a caballo.

El Villar es un municipio donde los realistas interceptan a los guerrilleros de Juana y se desata la batalla.

Y en el peor momento para las fuerzas patrióticas, que eran ampliamente superadas en número, Juana ejecuta un acto audaz y temerario y avanza en su corcel al centro del combate. No es posible para sus compañeros escoltarla y un círculo de hierro se cierra detrás de ella. Pero Manuel Ascencio ha regresado para intentar salvarla, sin embargo es herido y muere en el combate.

Juana, lejos de todo, continúa avanzando en línea recta.

Ella llegó sangrando y sudorosa hasta donde estaba el oficial que tenía el estandarte de las fuerzas enemigas, lo atraviesa con su sable y le arrebata la bandera española que había salido victoriosa en Puno, Cuzco, Arequipa y La Paz.

Por aquel acto de valor, Juana Azurduy recibió el rango de teniente coronel.

A través de un decreto, Martín Pueyrredón, director Supremo de las Provincias Unidas de Río de La Plata, asciende a Juana a un grado que ninguna mujer había obtenido en la larga guerra por la independencia. En ceremonia oficial, el general Manuel Belgrano le colocó los grados y le obsequió su sable.

Desde entonces Juana Azurduy, al mando de las tropas tras la muerte de su esposo, marchaba a los combates sosteniendo el sable que le entregara Belgrano.

Después de haber participado en más de un centenar de batallas y vencido en 33 de ellas, murió anciana el 25 de mayo de 1862 en la indigencia y fue enterrada sin amigos ni honores.

En honor a Juana y Manuel Ascencio, que dejaron una patria libre y soberana, El Villar conserva su caballería para honrar sus memorias.

Mac/Emv


© CopyRight — Agencia Boliviana de Información 2022 ABI