El presidente del Estado, Luis Arce Catacora. Foto: Facebook Lucho Arce
Presidente alerta que Bolivia está amenazada y exige a las FFAA resguardar la estabilidad política

Presidente alerta que Bolivia está amenazada y exige a las FFAA resguardar la estabilidad política

La Paz, 01 de noviembre de 2022 (ABI). – El presidente Luis Arce Catacora alertó este martes que Bolivia se encuentra amenazada por algunos actores que apuestan “por la confrontación y la violencia”, que hablan de “marchas a la federalización” atentando “contra la integridad nacional” y por ello exigió a las Fuerzas Armadas a resguardar la estabilidad política y defender a “ultranza de la Constitución Política del Estado”.

“Hoy, Bolivia, se encuentra nuevamente amenazada por aquellos que, incapaces de aportar a la democracia, apuestan hoy por la confrontación y la violencia poniendo en peligro la convivencia democrática entre bolivianos, haciendo evidente que es el pueblo el que tiene la auténtica convicción democrática porque se sabe mayoría”, afirmó Arce durante la posesión del nuevo Alto Mando Militar del país, dirigido por el comandante en Jefe Accidental de las Fuerzas Armadas (FFAA), general del Ejército Hugo Arandia López.

A poco de cumplir dos años al mando del país, el dignatario de Estado dijo que esos actores tienen una “particular manera de ver la democracia donde ésta solo tiene esa condición si la mayoría de los bolivianos ceden a sus intereses” y que bajo esa lógica ahora “ponen en movimiento una estrategia para reditar el golpe de Estado de 2019”, cuando se produjo la ruptura del orden constitucional con la autoproclamación ilegal como presidenta de la segunda vicepresidenta del Senado, Jeanine Añez.

Tal como sucedió ese año (2019), el expresidente cívico y hoy gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, indujo al Comité Interinstitucional a validar en el cabildo del 30 de septiembre, que reunió a 229.126 personas, la decisión de ir a un paro indefinido desde el 22 de octubre en demanda de que el Censo se realice “sí o sí” en 2023 y la abrogación del Decreto Supremo 4760 que reprogramó esa labor para el 2024.

El paro, que tuvo de repuesta un cerco de organizaciones civiles y sociales de Santa Cruz, se tornó violenta. A penas trascurrieron las primeras horas del 22 de octubre se registró el primer deceso: Julio Pablo Taborga fue apaleado hasta morir por cívicos seguidores de Camacho en el municipio fronterizo de Puerto Quijarro.

La violencia de los cívicos llegó a la populosa zona del Plan 3000, cuya mayoría de la población se opone a acatar el paro alentado por los sectores de poder de Santa Cruz, que dieron todo su respaldo a Camacho, y que a pesar de la medida mantuvieron en operaciones a sus empresas en el Parque Industrial y habrían continuado sino se registraba el corte del suministro de gas y el bloqueo de choferes que exigieron la suspensión de actividades para todos.

Además, en Concepción el subgobernador Daniel Velásquez y cívicos agredieron a ayoreos que bloqueaban en contra del paro. En un cabildo se dispuso su expulsión de persistir con su actitud “vandálica” y se los llamó una lacra. En Santa Cruz, al menos 50 personas llevaron bolsas de basura y la botaron en la humanidad de mujeres Bartolina Sisa que estaban en la puerta de su sede.

En tanto, autoridades nacionales, como la ministra de la Presidencia, María Nela Prada, son víctimas de amenazas por parte de sectores a fines del gobernador Camacho, quien advirtió con “muerte civil” a quien “venda” a Santa Cruz o ceda en el pedido de que el proceso censal se realice en 2023.

Pese a que el Encuentro Plurinacional por un Censo con Consenso, que reunió a más de 300 autoridades de todo el país el 28 de octubre, propuso que una mesa técnica defina la fecha de la realización de la encuesta nacional, el gobernador cruceño, quien nuevamente no fue parte de ese encuentro nacional, decidió el pasado sábado mantener el paro.

Más en solitario cada día, pues el presidente el Comité Interinstitucional, Vicente Cuellar, y el cívico Rómulo Calvo accedieron a tratar la fecha del Censo en una mesa técnica, Camacho dio una entrevista el fin de semana al diario cruceño El Deber donde volvió a hablar del federalismo como la única solución a la “fisura que viene desde la fundación de la República”.

“El centralismo ha sido siempre un lastre para nuestro desarrollo. El investigador Carlos Hugo Molina hizo una explicación muy clara, en unos 15 años o 20, seremos el departamento que albergue más del 50% de la población de Bolivia. Ese peso demográfico será central para resolver esa fisura, en todo caso ya Santa Cruz lo ha dicho desde hace décadas, el camino es el federalismo, ese momento se acerca cada vez más”, dijo.

Al respecto, el presidente del Estado alertó que se “habla de marchas a la federalización y otros de un proceso de facto y no como resultado de un proceso de pacto social para cambiar nuestro Estado por otro, eso se llama atentar contra la integridad nacional y recordemos que la misión constitucional de las Fuerzas Armadas es garantizar y defender la independencia, la unidad y la integridad de nuestro territorio”.

Por ello, el jefe de Estado le recordó al Alto Mando Militar que su “primer objetivo (es) el resguardo de la estabilidad política y la defensa a ultranza de la Constitución Política del Estado”.

Arce les dijo que estas “pruebas no las afrontarán solos sino caminando bajo la conducción de su Gobierno y con su pueblo que hace más de una década y media ha decidido construir su destino con sus propias manos”.

Jfcch/Mac


© CopyRight — Agencia Boliviana de Información 2023 ABI