Gobierno de diálogo y entendimiento
Gobierno de diálogo y entendimiento

Gobierno de diálogo y entendimiento

“Siempre equilibramos la balanza, no nos inclinamos hacia uno u otros”, es la frase que vertí el pasado 12 de mayo, cuando gracias al entendimiento, la comunicación asertiva y sobre todo empatía, se logró acuerdos importantes en materia del transporte pesado, además del tema de la Ferroviaria Andina, que suspendió, temporalmente, la prueba piloto del tren Arica-La Paz.

Es de conocimiento general que el sector del transporte pesado y la Cámara Boliviana de Transporte Nacional e Internacional, levantaron sus medidas de presión en las carreteras; de igual manera, la empresa Ferroviaria Andina postergó sus operaciones técnicas en la vía férrea Arica-Viacha, –y subrayo– producto de una negociación entre dirigentes y el Ministerio de Obras Públicas, el cual dirijo conjuntamente con otros representantes del área que se sumaron al objetivo de concretar soluciones para todos y por todos.  

A manera de hacer un breve resumen y aprovechar este espacio para explicar algunos puntos, creo que es importante partir de la premisa en la que todos estamos encaminados, pues, se trata de “reactivar la economía del pueblo boliviano” y este objetivo es compromiso de todos.

Recordemos que las acciones de protesta del transporte pesado fueron asumidas por el temor a que el tren Arica - La Paz, que realizó pruebas de carga, afecte el trabajo y los ingresos económicos de los choferes, medida que saldó en bloqueos en diferentes tramos del país.

Es cierto que la falta de comunicación por los canales adecuados incidió en esas drásticas determinaciones, que por fortuna concluyeron en un diálogo sincero.

Haciendo un poco de memoria, el ferrocarril Arica - La Paz fue inaugurado en 1913 y estuvo en servicio hasta el año 2005, cuando interrumpió sus operaciones.

El tramo u operaciones del mismo, es parte del Tratado de 1904, Tratado de Paz y Amistad que se firmó con el objetivo de restablecer la paz entre Bolivia y Chile, además de dotar a Bolivia de un medio que le permita acceder a las costas del Pacífico, más algunos beneficios de libre tránsito en la ruta establecida.

Evidentemente, no se puede marginar normas ni leyes que están establecidas, somos respetuosos de aquello y bajo esa lógica, mediante espacios de diálogo y la comunicación pertinente, se estableció conformar mesas de trabajo con los sectores involucrados, en especial transportistas y la Ferroviaria Andina, además del Gobierno, por supuesto.

Se trata de buscar y concretar acciones que permitan el beneficio de todas las partes y, sobre todo, el desarrollo integral de Bolivia, tal como señalan dos acuerdos suscritos; punto de partida para iniciar el trabajo.

Según los datos difundidos por la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia, el transporte de carga total de importación y exportación, a través de la vía férrea Arica - La Paz, no llegará ni al 10% de las cifras anuales, esto significa que los hermanos transportistas continuarán sus actividades, sin que se reduzcan sus ingresos.

Finalmente, a manera de conclusiones y ofrecerles información certera: se conformarán mesas de trabajo para encaminar estrategias y mejoras para el funcionamiento del transporte público, transporte terrestre, fluvial, lacustre y ferroviario.

“Todas las partes nos comprometemos a buscar soluciones a los problemas mediante el diálogo, socialización y coordinación, evitando conflictos y bloqueos que perjudiquen a los hermanos transportistas y el pueblo boliviano en su conjunto”, reza uno de los puntos del acuerdo que –sin duda– reafirma mi compromiso como ministro de la pala, el pico y la tecnología, más mi voluntad de seguir trabajando, de la mano del diálogo y las puertas abiertas, bajo un solo lema: ¡Vamos a salir adelante!

Edgar Montaño Rojas/.


© CopyRight — Agencia Bolivia de Información 2022 ABI