Justicia violenta y vigilancia efectiva
Justicia violenta y vigilancia efectiva

Justicia violenta y vigilancia efectiva

Estamos a puertas de la modificación de la Ley 348, para Garantizar a las Mujeres una Vida sin Violencia, debido a que a las mujeres se nos hace casi imposible acceder a la Justicia luego de ser víctimas de violencia, feminicidios, violaciones. En Bolivia, de 113 feminicidios cometidos el 2020, 12 tienen sentencia.

Una mujer que sufre violencias y supera el miedo a las sistemáticas agresiones, acude a la Fiscalía para sentar la denuncia, pero corre el riesgo de sufrir otro tipo de violencia, esta vez de parte del sistema judicial. Eso, además de otras consecuencias como volver a vivir con el agresor, enfrentar sola el proceso judicial largo, ser víctima de la insensibilidad de los funcionarios, o de la pesada burocracia y de los altos costos económicos. En paralelo, las mujeres deben ocuparse del cuidado de sus hijos y de generar ingresos por lo que miles de casos son abandonados, sin conseguir justicia.

El calvario vivido por Graciela Rivera tras el feminicidio de su hija Carla Méndez, de 14 años, ocurrido en Bermejo, Tarija, es una muestra de esta doble violencia. El proceso fue iniciado en febrero de 2020, con ocho meses de investigaciones y casi tres meses de juicio oral, concluyendo con la sentencia el 27 de enero de 2021, es decir, casi un año después.

La Policía encontró el cuerpo sin vida de Carla después de cinco días de su asesinato. Uno de los autores, Limber Erlan Valencia, de 25 años, de inmediato fue sentenciado a 30 años de cárcel, pero se dio detención preventiva a dos menores en el Centro OASIS de Tarija, hasta que se realicen las investigaciones, el juicio y la sentencia.

El proceso de investigación fue hermético, el abogado de la familia no tenía acceso a la documentación y le indicaban que todo se retrasaba por la cuarentena rígida por la pandemia. Este proceso judicial tortuoso para encontrar justicia estuvo plagado de suspensiones, debido a que las pruebas genéticas, informáticas, biológicas, fueron enviadas al IDIF de La Paz y Cochabamba, ya que el Fiscal no había enviado esas diligencias durante la investigación. Y por si fuera poco, también se produjo la suspensión del Juez para que cumpla con una sanción por faltas cometidas en otras funciones.

Frente a esta cantidad de trabas y negligencias, la larga ruta judicial recorrida por Graciela fue acompañada por la indignación y la vigilancia de la ciudadanía de Bermejo y Bolivia, desarrollándose las siguientes acciones:

  1. Marchas de compañeros de escuela de Carlita y la población en general durante el secuestro y asesinato de Carla
  2. Plantones y notas en Tarija en el Órgano Judicial, para evitar que los menores cumplan su detención preventiva en sus domicilios, por la tardanza de la Fiscalía y la Policía en las investigaciones, las Ivaginarias y Comadres Paicheñas.
  3. Conferencias de prensa al inicio del juicio y cuando fue suspendido el juez, en Bermejo y Tarija
  4. Vigilia la noche antes de iniciar el juicio
  5. El juicio oral se inició el 18 de noviembre de 2020, día que iniciamos el plantón frente al juzgado junto al colectivo feminista Cuñas Ruidosas de Bermejo y Mochas Copleras. También hubo vigilancia en la plaza Luis de Fuentes de Tarija en las noches, a cargo de las Comadres Paicheñas, cuya vigilancia continuó hasta que concluyó el juicio, organizándose por turnos y grupos de mujeres, según los tiempos de sus activistas.
  6. Cobertura diaria de la prensa de Bermejo, a través de entrevistas a las activistas y abogados, lo que permitía mantener informada a la población.
  7. Información diaria del avance y las permanentes suspensiones del juicio en la Página de Facebook de las Comadres Paicheñas, Cuñas Ruidosas y Mochas Copleras.
  8. Articulación con Colectivos Feministas de Toda Bolivia, para que la presión social sea nacional.
  9. La Comunidad de Paicho, donde nació y fue enterrada Carla, subía fotos y videosexigiendo justicia, como así también paisanos y familia que vive en la Argentina.
  10. Elaboración de artes, mensajes y distribución a la prensa, amistades y activistas, en Bermejo y toda Bolivia.
  11. Ante la suspensión del Juez, realizamos plantones diarios exigiendo la suspensión de la sanción al Juez hasta que concluya el juicio en las puertas del Consejo de la Judicatura, subiendo a las redes, todos los días, fotos y videos, y siendo entrevistadas por la Radio Fides y canales de TV.
  12. Entrega de notas y reunión con la Presidenta del Consejo de la Judicatura de Tarija para solicitarle que se reinicie el juicio, y que restituyan al juez, o designen un nuevo Juez. Asimismo estas notas de los abogados de la Víctima y de colectivos feministas de Bermejo y Tarija, como la Red Contra la Violencia, y otros, fueron presentadas en Sucre por el Colectivo La Juanas.
  13. Debido al absurdo de que el sistema judicial no contaba con el lector de blu-ray para leer los informes IDIF, la familia, las activistas, abogados y prensa buscamos por las redes el dispositivo y encontramos a un costo de Bs 270 por día. Este aparato se utilizó durante 3 días y además Graciela tuvo que pagar a la persona que maneja el blu-ray, ya que nadie del Juzgado podía manejarlo. Para solventar este gasto inaccesible para la madre de la víctima, se hizo una colecta para apoyar el pago del blu-ray.

Las acciones desplegadas rindieron frutos un año después. Los abogados de la defensa renunciaron, lo propio hizo el fiscal el mismo día que en que el juez debía dictar sentencia. Finalmente, el Juez dictó la sentencia de la Pena Máxima de 6 años de privación de libertad de los dos menores, el 27 de enero de 2021.

Le podemos decir a la población que la Justicia ejerció una violencia sistemática hacia Graciela, pero, la vigilancia permanente y en alianza fue efectiva.

Pese al largo camino recorrido, Graciela pudo obtener justicia, pero no todas tienen el acompañamiento que ella tuvo, por eso es urgente que el presidente Luis Arce convoque a un Diálogo Nacional para consensuar las reformas a la Ley 348, antes del 8 de marzo, Día Internacional de Mujeres. Basta ya de la doble violencia que sufren las mujeres, la de sus verdugos y la del sistema de justicia.



© CopyRight — Agencia Bolivia de Información 2022 ABI