Ley prohíbe suspensión de servicios básicos mientras dure la emergencia sanitaria
Ley prohíbe suspensión de servicios básicos mientras dure la emergencia sanitaria

La Ley de Emergencia Sanitaria prohíbe que los servicios básicos sean suspendidos durante su vigencia. El presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, aseguró que esa medida busca beneficiar al pueblo boliviano.

“Lo que establece esta ley es que ningún servicio básico puede ser impedido en ningún lugar. Estamos hablando de la luz, agua, medios de comunicación. Absolutamente, no pueden ser restringidos”, aseguró.  

El Artículo 24 de la ley establece que durante la vigencia de la emergencia sanitaria no podrán ser suspendidos la atención de los servicios de salud, los servicios básicos de agua potable, alcantarillado, electricidad, gas domiciliario, telecomunicaciones, telefonía móvil y fija, así como los servicios de internet.

Además, determina que el Estado adoptará todas las medidas extraordinarias para garantizar la continuidad en el abastecimiento de alimentos, servicios funerarios y otros.

Mamani informó que el Consejo Nacional Estratégico para las Emergencias Sanitarias es la instancia responsable de coordinar con los gobiernos subnacionales para que se coordinen todo lo determinado en la norma.


 
Ministro de Salud advierte que paro médico pone en riesgo estrategia de lucha contra el COVID-19
Ministro de Salud advierte que paro médico pone en riesgo estrategia de lucha contra el COVID-19

El ministro de Salud y Deportes, Jeyson Auza, dijo este lunes que el paro declarado por el Consejo Nacional de Salud (Conasa) en demanda de la abrogación de la Ley de Emergencia Sanitaria pone en riesgo la continuidad de la estrategia de lucha contra el COVID-19.

“La segunda ola de la pandemia la estamos venciendo sin ningún día de cuarentena rígida. En ese sentido, la estrategia que está funcionando hoy puede verse afectada con ese tipo de movilizaciones. Llamamos a la razonabilidad a los sectores movilizados", dijo en una entrevista con la Red Uno.

La autoridad estatal consideró que “el punto de quiebre” del rechazo del Conasa a la Ley de Emergencia Sanitaria parece ser la regulación de los abusos que se cometen en los precios de los fármacos y los costos de la atención médica en los centros médicos privados.

En ese contexto, Auza aclaró que la normativa del caso no pretende fijar precios y sólo tiene el objetivo de determinar márgenes de costos por la atención médica única y exclusivamente mientras dure la pandemia por el COVID-19, además de garantizar la funcionalidad de todos los servicios y prohibir la suspensión de las prestaciones en nosocomios.

En el caso de contrataciones, mencionó que el instrumento legal no establece la contratación de personal extranjero y más bien menciona que “en una situación de emergencia podremos ver la posibilidad de contratar otro tipo de profesionales cuando en el país ya no se cuente con estos profesionales”.

La Ley de Emergencia Sanitaria tampoco atenta al derecho a la huelga como tal, porque lo que prohíbe es que las manifestaciones y paros no signifiquen la no atención en los servicios de salud, complementó.

El titular de Salud acotó que el Gobierno mantiene el llamado al diálogo a los galenos en la defensa de la salud y la vida.

“Hemos demostrado una actitud de diálogo, hemos escuchado al Colegio Médico en cuanto a cuáles eran sus observaciones y correcciones que ellos han definido", concluyó.


Hospitales y centros de salud de Pando, Tarija, Cochabamba y Sucre trabajan con normalidad
Hospitales y centros de salud de Pando, Tarija, Cochabamba y Sucre trabajan con normalidad

Varios hospitales y centros de salud de Pando, Tarija, Cochabamba y Sucre trabajaron con normalidad este domingo, según testimonios de enfermeras y médicos entrevistados por radio Patria Nueva.

En Cobija, Pando, el médico Nahún Vásquez, director del Hospital Roberto Galindo, informó que debido a la importancia de brindar servicio a los pacientes “aquí se sigue atendiendo”.

El galeno explicó que “ningún servicio se deja de atender” en las distintas reparticiones de salud. El profesional exhortó a que la dirigencia de su sector acuda al diálogo con el Gobierno.

En Tarija, en los centros de salud “Palmarcito” y “Villa Abaroa”, la atención sanitaria se efectuó con regularidad.

La enfermera Natividad Aramayo, del centro “Palmarcito”, informó que se atiende con normalidad todas las patologías, especialmente en el área de emergencias, donde se cumplen turnos de 24 horas.

En ese mismo sentido, el médico Nataniel Torrez dijo que se trabaja “de manera normal, aunque llueva, nieve o truene”, priorizando a los pacientes con más gravedad.

En Cochabamba, el hospital Viedma, considerado el más importante de la región, desempeña actividades con absoluta normalidad, según el testimonio de su director, Cristian Gómez.

“Agradecemos al personal que decidió no acatar el paro”, indicó el médico, quien calificó la medida de presión como “irregular” y “política”.

En 2018, durante la gestión de Evo Morales (MAS), los médicos realizaron un paro durante 46 días.

En 2019, los médicos pararon durante 100 días, también en la gestión de Morales; pero, de forma extraña, los galenos no pararon ni un solo día en 2020, en la gestión Jeanine Áñez.

En 2021, los médicos volvieron a iniciar un paro de actividades, esta vez en la gestión del actual presidente Luis Arce (MAS).

Al respecto, Gómez dijo que el paro convocado por la dirigencia médica es político, ya que similares movilizaciones no se realizaron en el régimen de Jeanine Áñez, pero sí en las gestiones del MAS.

También en Cochabamba, el Centro de Salud de Villa Pagador desempeñó sus actividades este domingo con total normalidad, según indicó un médico de apellido Rocha, entrevistado por la radioemisora.

El galeno indicó que el paro “no se acató desde el viernes”, y aprovechó la entrevista para pedir a la dirigencia de su sector que dialogue con el Ejecutivo.

En la ciudad de Sucre, el Hospital Jaime Mendoza realiza un “paro dinámico”, es decir que se atiende a todos los pacientes y se les suministra las recetas y medicamentos necesarios.

Algo similar ocurre en el Hospital del Niño, en la capital, donde la atención pediátrica es regular, según el recorrido del periodista de radio Patria Nueva.

Al respecto, la asambleísta departamental, Sandra Siñani, condenó el paro decidido por la dirigencia médica y dijo que tal medida es un crimen, ya que se afecta a la salud y vida de la población en tiempos de pandemia.


Defensoría del Pueblo recibe denuncias de cobros excesivos en clínicas privadas por atención de casos COVID-19
Defensoría del Pueblo recibe denuncias de cobros excesivos en clínicas privadas por atención de casos COVID-19

La Defensoría del Pueblo recibió durante la semana pasada cuatro denuncias de cobros excesivos y maltrato por parte de clínicas privadas hacia pacientes con COVID-19, lo que calificó como un atentado al derecho a la salud.

“En los últimos días, la Defensoría del Pueblo ha recibido denuncias contra la Clínica Grumedso de Santa Cruz, el Hospital Nuestra Señora de La Paz, el Hospital Metodista de La Paz y el Hospital Agramont de El Alto, por cobros que incluso ascendieron a 127.445 bolivianos, en el caso más extremo, por atención hospitalaria sin que haya incluido terapia intensiva o por cobros que han oscilado en 20.000 bolivianos por cuatro horas de atención en una clínica”, afirmó la defensora Nadia Cruz.

De acuerdo a un boletín de prensa institucional, el caso más oneroso corresponde a la Clínica Grumedso de Santa Cruz, que extendió una factura por Bs 127.445, sólo por atención médica hospitalaria que no incluyó terapia intensiva, por 22 días de internación a una mujer. A este monto se sumó uno similar por brindar auxilio al esposo. Ambos fallecieron a causa del COVID-19.

Los familiares de la pareja revelaron que tuvieron que dejar los títulos de propiedad de un vehículo para retirar los cuerpos, porque no contaban con los recursos suficientes para cubrir la deuda.

“Exigimos al Gobierno nacional, a las entidades subnacionales aplicar la Ley de Emergencia Sanitaria a fin de controlar, fiscalizar y sancionar a aquellas clínicas que, en emergencia sanitaria, en la situación delicada que está pasando la población, realicen cobros excesivos”, acotó Cruz.

La segunda queja sobre cobros elevados involucra al Hospital Nuestra Señora de La Paz que extendió una factura por Bs 78.500, por la atención de un hombre de 58 años que falleció en terapia intensiva. Los familiares denunciaron que no pudieron retirar el cuerpo hasta la intervención de la Defensoría del Pueblo

En el Hospital Metodista ocurrió algo similar. Ese centro emitió una factura por Bs 20.000, por cuatro horas de atención a dos adultos, uno de 61 años y otro de 53, ambos afectados por el COVID-19.

En El Alto, el Hospital Agramont dificultó el traslado de un paciente, adulto mayor, a un hospital público, debido a que ese nosocomio no tenía convenio vigente con el Sistema Único de Salud (SUS). El paciente falleció en ese establecimiento.

Las denuncias o quejas contra la afectación al derecho a la salud por parte de los centros médicos privados se reciben a través de la línea gratuita 800-10-8004, la línea de WhatsApp 72006607 y de forma virtual mediante el sitio web de la institución, en el que existe un espacio habilitado para el efecto.


El país reporta 1.095 casos de COVID-19 y hay un leve descenso
El país reporta 1.095 casos de COVID-19 y hay un leve descenso

El Ministerio de Salud reportó este sábado 1.095 nuevos casos de COVID-19 en el país, lo que muestra un leve descenso en relación al pasado viernes. En tanto, el número de pacientes recuperados durante la jornada asciende a 884.

Según el Reporte COVID-19 en Bolivia N° 342, Santa Cruz encabeza la lista de los departamentos más afectados con 361 casos. Le siguen La Paz, con 290 y Oruro, con 142.

Cochabamba presenta 83 casos, Chuquisaca 72 nuevos contagios; Tarija, 54; Beni, 46; Potosí, 42; y Pando, cinco.

El reporte oficial precisa que, desde el comienzo de la pandemia, en Bolivia se reportaron 241.771 casos positivos, de los cuales 45.637 están activos.

Además, se descartaron 427.217 casos, hay 1.619 sospechosos, y la cifra de muertes a causa del virus asciende a 11.417. El total de pacientes recuperados suma 184.717.


© CopyRight — Agencia Boliviana de Información 2024 ABI