Imagen difundida por la Iglesia
Después de varios ataques contra ambulancias, enfermos y médicos, la Iglesia recién clama por salvar vidas

Después de varios ataques contra ambulancias, enfermos y médicos, la Iglesia recién clama por salvar vidas

Santa Cruz, noviembre 23 de 2022 (ABI).- La Iglesia Católica tomó su tiempo para pronunciarse este miércoles sobre el grave atentado de vándalos que desde hace más de un mes atacan ambulancias y médicos que socorren a enfermos, muchos niños y mujeres con cáncer.

“En nombre de Dios, de la vida permitan el paso de ambulancias.¡Dejar pasar ambulancias y personas de salud es salvar vidas!”, se pronunció la Arquidiócesis de Santa Cruz.

Mucho antes del pronunciamiento católico, médicos y enfermeras denunciaban que las ambulancias que transportaban de emergencia a pacientes fueron interceptadas por grupos armados que hacían cumplir el paro de la Gobernación y del Comité Cívico pro Santa Cruz, desde hace 33 días, con bastante violencia de por medio.

La Delgada del Defensor del Pueblo en esta capital, Sheila Gómez, acompañada de la directora del Hospital Oncológico y la directiva de familiares de enfermos con cáncer, afirmaron que, en más de 50 casos, los pacientes tuvieron que sortear como podían para llegar a su tratamiento impostergable; lo mismo, sufrió el personal médico.

Las redes sociales no dejaron de mostrar duras imágenes de un médico golpeado a palos cuando intentaba llegar hasta su paciente y otra escena vista de personal médico que procedía a desbloquear el acceso al hospital en que prestaba servicios.

Tras varios días de sucesivos hechos de violencia por los grupos violentos, sobre todo de la Unión Juvenil Cruceñista, la Iglesia Católica tuvo que manifestarse este miércoles frente a estos hechos de violación a los derechos humanos:

“En algunos puntos de bloqueo se está impidiendo que ambulancias y vehículos que transportan personal de salud puedan pasar para ir a los centros de salud o regresar a sus hogares luego de agotadoras jornadas dedicadas a salvar vidas. Asimismo, en algunos lugares se está cerrando totalmente los accesos, sin dejar vías de circulación para casos de emergencias y pasos para personal de salud”.

La violencia organizada, desatada por el paro cívico que comenzó hace 33 días, quitó la vida de cuatro personas, una violación en manada, más de cien heridos, saqueos en mercados populares y extorsiones a trabajadores y comerciantes que intentaban cruzar calles bloqueadas.

La Arquidiócesis de Santa Cruz tuvo que dar un giro a su posición de apoyo al paro cívico y expresar en su documento difundido: “En nombre del Dios de la vida, pedimos que permitan el paso de ambulancias y personal de salud en los puntos de bloqueo, como es obvio, la llegada rápida del personal de salud es imprescindible para continuar salvando vidas humanas”.

Mientras tanto, desde el martes recrudecían ataques armados y proseguían en varios barrios, el gobernador Luis Fernando Camacho visitó a la Iglesia Católica cruceña y anunció que las demandas exigidas al Gobierno nacional habían sido atendidas en más del 90% y que la fecha del Censo de Población y Vivienda era lo menos importante de su lista de demandas regionalistas.

Nfm/


© CopyRight — Agencia Boliviana de Información 2022 ABI