Gobierno prevé vacunar a toda la población contra el COVID-19 hasta septiembre
Gobierno prevé vacunar a toda la población contra el COVID-19 hasta septiembre

La directora de Epidemiologia del Ministerio de Salud, María Bolivia Rothe, informó este jueves que se tiene previsto vacunar a toda la población contra el COVID-19 hasta septiembre próximo.

“Aproximadamente, estamos pensando, siempre y cuando las vacunas vayan llegando en los tiempos que se nos ha dicho que van a llegar, que vamos a terminar la vacunación en Bolivia en el mes de septiembre”, indicó, en una entrevista con RTP.

Por otro lado, la autoridad gubernamental explicó que 80.000 de las 500.000 dosis de la vacuna chinas de Sinopharm que llegaron ayer, miércoles, serán destinadas para los pacientes con cáncer y que tienen enfermedades renales.

Además, recordó que una parte del lote chino, que equivale a 179.000 inmunizantes, será empleada en el personal de salud que resta inmunizar contra el COVID-19.

“Ya se vacunó al personal de salud de primera línea y, ahora, falta el resto del personal de salud de todas las especialidades que están trabajando en los diferentes centros de salud de Bolivia. De ahí nos quedan 80.000 dosis, aproximadamente. Son 80.000 dosis que van a ser distribuidas entre las personas que tienen cáncer y las personas que tienen problemas renales, ya sea que estén con trasplante, sean candidatos a trasplante y estén en hemodiálisis”, detalló.

La vacuna china Sinopharm, cuya primera partida de 500.000 dosis ya se distribuye en todo el país, tiene altos niveles de eficacia y seguridad que llegan al 79,34% contra el COVID-19.

El proyecto fue desarrollado por la estatal farmacéutica Sinopharm, en colaboración con el Laboratorio Beijing Institute of Biological Products. Es una vacuna “inactivada”, lo que significa que porta una versión del virus alterada genéticamente que le impide reproducirse y desarrollar la enfermedad, pero que genera una “respuesta inmune en el organismo con capacidad protectora”.


 
Vacunación masiva contra el COVID-19 devuelve la esperanza a personas con enfermedades de base
Vacunación masiva contra el COVID-19 devuelve la esperanza a personas con enfermedades de base

Dos minutos fueron suficientes para que Mónica, Wilson y Justina sientan la seguridad de que la vida continúa. Hoy, recibieron su primera dosis de la vacuna china Sinopharm en Santa Cruz, en el inicio de la inmunización masiva contra el COVID-19 a personas con enfermedad de base en Bolivia.

A las 10.46, Mónica Alejandra Cruz fue la primera persona con enfermedad de base y que no pertenece a un equipo de médicos en recibir la dosis de esperanza, en el Centro Nacional de Enfermedades Tropicales (Cenetrop) de Santa Cruz.

“Agradecer a Dios por darnos la oportunidad de estar acá y agradecer a nuestro hermano presidente Luis Arce por el trabajo grandioso que hizo al conseguir las vacunas para las personas con enfermedad renal, con enfermedad de base, que estamos en constante riesgo y que perdimos muchos compañeros en la anterior temporada. Cómo le puedo explicar la sensación de este momento, de sentirme segura y que mis compañeros, con los que hago diálisis tres veces por semana, van a estar seguros y nos vamos a ver mucho tiempo más”, dijo Cruz.

Minuto después de que Mónica recibiera la dosis, fue el turno de Wilson Delgadillo Gutiérrez. A las 10.47, se convirtió en la segunda persona con enfermedad de base vacunada contra el virus ante la pandemia que afecta a varias regiones del país.   

 “Agradecido con Dios, primeramente, y con todas las personas que hicieron posible que llegarán todas estas vacunas a este segundo grupo que lo necesita. Incentivar a todos los bolivianos y bolivianas, ahora que tenemos las vacunas, a no desaprovecharlas. Agradecer al Presidente, estoy emocionado”, sostuvo.   

Justina Yepes Hurtado fue la tercera persona con enfermedad de base en recibir la vacuna Sinopharm a las 10.48 en un acto que contó con la presencia del presidente del Estado Plurinacional, Luis Arce; el ministro de Salud y Deportes, Jeyson Ausza; la ministra de la Presidencia, María Nela Prada Tejada; el cónsul de China, Wang Jialei; la viceministra de Promoción, Vigilancia Epidemiológica y Medicina Tradicional, María Renee Castro; legisladores nacionales, departamentales y municipales.

La inmunización continuó con más personas con enfermedades de base que también cumplieron un protocolo de registro, el proceso de vacunación y un monitoreo posterior de 15 a 30 minutos a cargo de un equipo de especialistas.

La vacunación masiva comenzó un día después de que el Estado recibiera el lote de 500.000 vacunas Sinopharm contra el COVID-19. De ese total, 400.000 son de adquisición del Gobierno nacional y 100.000 de donación.

Una cantidad de 158.969 dosis está destinada a beneficiar a 79.089 personas con cáncer, con problemas renales y otras enfermedades de base en el marco de la lucha contra el COVID-19 en todo el país.


Bolivia inicia vacunación masiva contra el COVID-19 a personas con enfermedades de base
Bolivia inicia vacunación masiva contra el COVID-19 a personas con enfermedades de base

El presidente Luis Arce dio inicio este jueves a la vacunación masiva y gratuita contra el COVID-19 en el país con el uso del inmunizante chino Sinopharm en personas con enfermedades de base del departamento de Santa Cruz.

“Estamos iniciando el plan de vacunación masivo general para todos y cada uno de los bolivianos (…). Normalmente toma su tiempo, pero hemos apretado el acelerador porque el pueblo boliviano lo necesita y estamos para eso”, dijo en un acto realizado en las instalaciones del Centro Nacional de Enfermedades Tropicales.

Los primeros vacunados con enfermedades de base fueron Mónica Alejandra Cruz Torres, Wilson Delgadillo Gutiérrez y Justina Yepes Hurtado.

En su discurso, el mandatario dijo que el procedimiento continuará en el resto del país con la ejecución de un plan estratégico elaborado por el Ministerio de Salud y Deportes y pidió a la población que esté atenta al cronograma y la información que se emitirá sobre los centros de vacunación que serán habilitados.

“No se olviden de la segunda dosis. Es mi recomendación de cuidarse, controlarse todavía, hasta que cumplamos todos los protocolos correspondientes y poco a poco y gradualmente vayamos ingresando a la normalidad”, enfatizó.

Por su parte, el ministro de Salud y Deportes, Jeyson Auza, explicó que las personas que deseen ser vacunadas de manera voluntaria tendrán que pasar por un triaje, que comprenderá un examen médico rápido para determinar si el solicitante estará en condiciones para recibir una vacuna.

Las personas con enfermedad de base tendrán que presentar un documento que certifique su estado de salud o su afiliación a alguna asociación sobre males como el cáncer o renales, entre otras, aseveró.

“Es necesario que para el proceso de vacunación presenten su carnet de (identidad) y esté carnet tiene que ser verificado con la base que tenemos del Servicio General de Identificación Personal y así podemos corroborar la identidad de la persona y el llenado de los datos básicos”, acotó.

El titular de Salud mencionó, además, que cada solicitante pasará por un proceso informativo sobre las ventajas y los riesgos de ser inmunizados, luego deberá firmar un consentimiento, para posteriormente recibir la vacuna y pasar a un centro de observación durante 15 a 30 minutos y así contar con un certificado con la fecha de la segunda dosis.


La vacuna Sinopharm tiene un alto nivel de eficacia y seguridad
La vacuna Sinopharm tiene un alto nivel de eficacia y seguridad

La vacuna china Sinopharm, cuya primera partida de 500.000 dosis ya se distribuye en todo el país, tiene altos niveles de eficacia y seguridad que llegan al 79,34% contra el COVID-19.

El proyecto fue desarrollado por la estatal farmacéutica Sinopharm, en colaboración con el Laboratorio Beijing Institute of Biological Products. Es una vacuna “inactivada”, lo que significa que porta una versión del virus alterada genéticamente que le impide reproducirse y desarrollar la enfermedad, pero que genera una “respuesta inmune en el organismo con capacidad protectora”.

Contiene una versión muerta del germen que no produce enfermedad, pero genera anticuerpos y que ya se utiliza en varias vacunas como las de la gripe, hepatitis A, polio y la rabia. Es la primera vacuna en utilizar un inmunógeno proteico. Esencialmente, es una vacuna COVID-19 inactivada con virus completo, con un enfoque diferente.

La inmunización requiere de dos dosis que deben aplicarse con al menos 21 días de diferencia, y puede transportarse y almacenarse entre 2 y 8 grados y permanecer estable durante 24 meses.

Los ensayos clínicos de Fase I y II, publicados en la revista médica The Lancet, demostraron que esta vacuna es segura y eficaz. Los ensayos de Fase III también se realizaron en la Argentina por la Fundación Huésped en los centros Vacunar, con la participación de 3.000 voluntarios. También se realizaron pruebas médicas en Emiratos Árabes Unidos (EAU), Perú, Egipto, Jordania, Bahréin y otros países.


© CopyRight — Agencia Boliviana de Información 2022 ABI